Modificada por las normas: Ley 202, Ley 281
Ley Forestal - NormasAmbientales.com Tierra del Fuego

Legislatura Provincial

Ley 145

Ley Forestal


Publicada: 15/07/1994



La Legislatura de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur sanciona con fuerza de ley:

 

CAPÍTULO I:

 

DISPOSICIONES GENERALES

 

Art. 1.– La provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur fomentará y asegurará el aprovechamiento del recurso forestal, en procura de un desarrollo de la actividad, compatible con la condición de patrimonio natural y bien social heredado y transmisible a las generaciones venideras, en el marco de los principios del desarrollo sustentable.

 

Asimismo, propiciará una mayor elaboración de los productos forestales, acrecentando su procesamiento por empresas radicadas en la provincia e incrementando la capacidad industrial presente y futura, en un marco económico productivo capaz de generar riqueza, trabajo y bienestar para la sociedad.

 

Art. 2.– Decláranse de interés público provincial los bosques, su defensa, mejoramiento, regeneración, uso integral, aprovechamiento, formación; la planificación silvícola; el desarrollo, fomento e integración adecuados de la industria forestal; y los suelos forestales.

 

El ejercicio de los derechos sobre los bosques y tierras forestales de propiedad pública o privada y sus productos y subproductos, queda sometido a las disposiciones de la presente ley y su reglamentación.

 

Art. 3.– Prohíbese la enajenación por cualquier concepto de tierras fiscales ocupadas por bosques naturales.

 

Art. 4.– En los casos en que la tierra transferida con anterioridad a la sanción de la presente ley posea bosque y el precio de éste no haya sido pagado, el titular del dominio podrá optar para la cancelación del mismo entre las siguientes alternativas:

 

a) Pago en dinero al contado o en cuotas;

 

b) Pago en especies, otorgando el usufructo del mismo al Estado provincial para que extraiga por sí o por terceros el volumen de madera por el valor equivalente.

 

Art. 5.– Créase la Comisión de Acuerdo que tendrá como función la de determinar el valor de los bosques cuyo precio esté pendiente de cancelación, la que estará integrada por:

 

a) Un (1) representante de la autoridad de aplicación;

 

b) El ministro de Economía de la provincia o quien lo represente;

 

c) Un (1) representante de los titulares de dominio a los que hace referencia el artículo precedente.

 

Las decisiones de esta comisión podrán ser recurridas ante los tribunales provinciales competentes.

 

CAPÍTULO II:

 

DE LA ADHESIÓN

 

Art. 6.– Adhiérese la provincia a la Ley Nacional 13273 de Defensa de la Riqueza Forestal en su texto original, modificatorias, complementarias y a la normativa de desregulación establecida a nivel nacional, en lo que no se opongan a la presente ley.

 

CAPÍTULO III:

 

DE LA CLASIFICACIÓN DE LOS BOSQUES

 

Art. 7.– Clasifícanse los bosques en:

 

a) Protectores;

 

b) Permanentes;

 

c) Experimentales;

 

d) De producción;

 

e) Degradados;

 

f) Especiales.

 

Art. 8.– La autoridad de aplicación forestal declarará los bosques que tendrán carácter de protectores, permanentes, experimentales, degradados, de producción o especiales, los que estarán sujetos al presente régimen legal. La declaración respectiva se realizará en base a estudios técnicos.

 

CAPÍTULO IV:

 

RÉGIMEN DE LOS BOSQUES DE PRODUCCIÓN

 

Art. 9.– El aprovechamiento de los bosques fiscales de producción podrá efectuarse por personas físicas o jurídicas mediante:

 

a) Permisos anuales, hasta un máximo de 2.500 metros cúbicos por permisionario;

 

b) Concesiones por adjudicación directa de superficies no mayores de 1.000 hectáreas y por un plazo de hasta diez (10) años de duración;

 

c) Concesión por adjudicación mediante licitación pública de superficies mayores de 1.000 y hasta 30.000 hectáreas por adjudicatario, teniendo como plazo máximo de duración sesenta (60) años.

 

Reglamentariamente se establecerá la oportunidad, modo y procedimiento de la licitación y recaudos a llenar por los oferentes, como así también para la renovación de las concesiones. El Estado se reserva el derecho de declarar desiertas las mismas por causas debidamente fundadas.

 

Art. 10.– La autoridad de aplicación, en base al ordenamiento forestal regional, podrá reservar superficies complementarias a las otorgadas, con la finalidad de asegurar en forma normal y permanente el abastecimiento de materia prima a los adjudicatarios. Estas constituirán reservas forestales de producción. Para la adjudicación de dichas superficies se tendrá en cuenta el grado de cumplimiento del plan de manejo.

 

Art. 11.– Será condición indispensable para iniciar los trabajos de aprovechamiento forestal, la aprobación del plan de manejo por la autoridad de aplicación, la que actuará en forma conjunta con la autoridad de aplicación de la Ley Provincial de Medio Ambiente.

 

Reglamentariamente se establecerán los contenidos y modalidades de presentación del mismo, como así también las oportunidades en que se requerirá la intervención de profesional competente.

 

Art. 12.– La autoridad de aplicación podrá prestar asesoramiento a los pequeños productores forestales para la confección de los planes de manejo.

 

Art. 13.– Los adjudicatarios de concesiones y permisos en bosques fiscales están obligados a realizar el aprovechamiento bajo su directa dependencia y responsabilidad, no siendo transferibles sin previa autorización administrativa de la autoridad de aplicación, bajo pena de caducidad.

 

Art. 14.– El aprovechamiento de bosques fiscales queda sujeto al pago de un aforo, el cual será establecido por la reglamentación. La autoridad de aplicación podrá otorgar permisos, libre del pago de aforo a entidades públicas o privadas con fines científicos o de beneficencia, con la prohibición de comercializarlos. El aprovechamiento de los bosques privados estará sujeto al pago del derecho de inspección y fiscalización.

 

Art. 15.– Si un bosque privado considerado de producción, no fuera objeto de aprovechamiento de acuerdo al plan de manejo aprobado, la autoridad de aplicación, previa audiencia, podrá intimar a su propietario para que se ajuste a las normas de aprovechamiento que establece la presente ley y su reglamentación.

 

Art. 16.– Para el aprovechamiento de las áreas sujetas al uso silvopastoril, la autoridad de aplicación deberá aprobar el respectivo plan de manejo que contemplará:

 

a) La estructura del bosque;

 

b) La especie animal.

 

Reglamentariamente se establecerán los contenidos y modalidades de presentación del mismo.

 

Art. 17.– Queda prohibida la ocupación de tierras forestales fiscales sin la aprobación de la autoridad de aplicación. Los intrusos serán expulsados según el procedimiento prescripto por el art. 8 de la ley nacional 21900.

 

La simple ocupación de tierras forestales de propiedad del Estado provincial no servirá de título de preferencia para su concesión, con excepción de lo dispuesto en el art. 52 de la presente.

 

CAPÍTULO V:

 

RÉGIMEN FORESTAL ESPECIAL

 

Art. 18.– Una vez clasificados los bosques privados en alguna de las categorías enunciadas en el cap. III, no podrá innovarse su condición sin la autorización del organismo forestal provincial. La declaración de bosques privados como protectores, permanentes, experimentales o degradados, impone las siguientes cargas y restricciones para sus propietarios:

 

a) Comunicar a la autoridad forestal la transferencia de la titularidad o propiedad del inmueble;

 

b) Conservar y repoblar el bosque en las condiciones técnicas que se establezcan, siempre que la repoblación fuere necesaria por uso irracional o destrucción imputable al propietario;

 

c) Realizar el aprovechamiento con sujeción a las normas técnicas que se establezcan;

 

d) Recabar autorización previa para cualquier género de trabajo en el suelo o subsuelo, que afecten su existencia;

 

e) Permitir a la autoridad forestal la realización de los trabajos necesarios para el cumplimiento de los fines específicos en la declaración respectiva.

 

Art. 19.– Los bosques protectores y permanentes deberán ser conservados, y podrán ser ampliados y enriquecidos en las condiciones técnicas que se establezcan. Si se tratara de bosques de propiedad privada, la autoridad de aplicación podrá realizar los trabajos necesarios, cuidando de respetar el derecho de dominio del titular y de no dañar sus bienes o dificultar su actividad económica en la parte del predio no sujeta a aquellas tareas.

 

Art. 20.– Los bosques declarados protectores y permanentes solamente podrán ser aprovechados bajo condiciones técnicas que contemplen prácticas silvícolas mejoradoras, que se ajusten a su función específica de protección y conservación.

 

Art. 21.– Los bosques declarados degradados podrán ser sometidos a prácticas silvícolas mejoradoras a efectos de cambiar su situación. Si éstos fueran del dominio privado, sus titulares permitirán el acceso a ellos para realizar las labores necesarias en las condiciones establecidas en la segunda parte del art. 19 de la presente.

 

Si la degradación fuera imputable al propietario, se le intimará a realizar las prácticas silvícolas mejoradoras que técnicamente se establezcan.

 

Art. 22.– Se fomentará la formación de bosques especiales.

 

CAPÍTULO VI:

 

DE LAS FORESTACIONES

 

Art. 23.– La autoridad de aplicación realizará estudios de factibilidad de forestación y reforestación en las tierras puestas bajo su jurisdicción.

 

Art. 24.– Los trabajos de forestación y reforestación podrán realizarse con especies nativas o exóticas y deberán contar con la autorización de la autoridad de aplicación de la presente, que instrumentará las medidas necesarias para el fomento, asesoramiento y contralor de las superficies implantadas, teniendo en cuenta lo estipulado en la Constitución provincial y en la Ley Provincial de Medio Ambiente.

 

Art. 25.– La autoridad de aplicación podrá declarar obligatoria la forestación o reforestación de aquellas áreas que, previos estudios técnicos, demuestren una variación negativa en la aptitud del suelo por mal manejo de éste. Si el propietario de la tierra no cumpliera con esta obligación dentro del término de emplazamiento, quedará sujeto a las penalidades establecidas reglamentariamente.

 

CAPÍTULO VII:

 

DE LOS REGISTROS

 

Art. 26.– Toda persona física o jurídica que por cuenta propia o a nombre de terceros realice trabajos de elaboración, aprovechamiento e industrialización forestales, forestación, reforestación, asesoramiento técnico y los viveros y semillerías forestales, deberá inscribirse en los registros que llevará la autoridad de aplicación.

 

CAPÍTULO VIII:

 

DE LA PROTECCIÓN FORESTAL

 

Art. 27.– Queda prohibida la devastación de bosques y tierras forestales como así también el pastoreo en las áreas en regeneración y bosques degradados. La autoridad de aplicación establecerá las excepciones a la prohibición de pastoreo en función de lo dispuesto en el art. 16 de la presente.

 

Art. 28.– La autoridad de aplicación deberá implementar los mecanismos de lucha contra los factores biológicos que actúen negativamente sobre la riqueza forestal, como así también los tratamientos y prácticas silvícolas tendientes a un menor grado de incidencia de los mismos.

 

Art. 29.– La autoridad de aplicación será la responsable máxima de la coordinación en todo lo referente a incendios forestales y, en especial, en lo atinente a la prevención, presupresión, determinación de áreas críticas y combate. Establecerá una adecuada vinculación con organismos públicos o privados, municipales, provinciales, nacionales o extranjeros para la consecución de tales objetivos.

 

Art. 30.– En caso de declararse un incendio forestal en el territorio de la provincia, todos los organismos e instituciones municipales, provinciales o nacionales y privados que tengan su asiento en el ámbito provincial, subordinarán su accionar a la autoridad de aplicación, o a quien ésta designe.

 

Art. 31.– Toda persona física o jurídica que desarrolle algún tipo de actividad dentro de áreas boscosas o lindantes a ellas, deberá cumplir con las normas de seguridad y prevención de incendios que establezca la autoridad de aplicación.

 

Art. 32.– Queda prohibida en todo el territorio de la provincia la quema de pastizales.

 

CAPÍTULO IX:

 

FOMENTO FORESTAL

 

Art. 33.– La autoridad de aplicación podrá estimular la actividad forestal mediante la implementación de medidas de fomento dirigidas a:

 

a) El manejo forestal de los bosques;

 

b) El enriquecimiento de bosques;

 

c) Las forestaciones y reforestaciones;

 

d) Los sistemas agrosilvopastoriles;

 

e) La industrialización integral de los productos forestales, priorizando los emprendimientos ya existentes;

 

f) Las industrias que incorporen en sus procesos productivos nuevas tecnologías que optimicen el aprovechamiento de los bosques;

 

g) Las industrias que obtengan como resultado de sus procesos productos finales no tradicionales;

 

h) La investigación, enseñanza y extensión forestal;

 

i) Toda otra actividad del sector forestal que a criterio de la autoridad de aplicación deba ser fomentada.

 

Art. 34.– Para ejecutar las acciones citadas en el artículo precedente, el Poder Ejecutivo podrá recurrir a las siguientes medidas de carácter promocional:

 

a) Subsidios, exenciones, reducciones y diferimientos de tributos provinciales, por períodos determinados;

 

b) Aplicación de precios de fomento para servicios esenciales provistos por el Estado provincial directa o indirectamente;

 

c) Otorgamiento de garantías o avales para la adquisición de bienes de capital vinculados a la actividad que se promueve hasta montos determinados;

 

d) Trato preferencial en las compras del Estado provincial, para productos forestales elaborados e industrializados en el ámbito de la provincia;

 

e) Adquisición de bienes deducibles del pago del aforo;

 

f) Premios a aquellas empresas forestales que colaboren con la enseñanza, investigación y extensión forestal;

 

g) Asesoramiento y dirección técnica por parte de los organismos competentes del Estado;

 

h) Facilidades para la compra, locación o comodato de bienes del Estado provincial;

 

i) La reglamentación podrá establecer otros estímulos alternativos o complementarios de los enumerados precedentemente.

 

CAPÍTULO X:

 

FONDO FORESTAL

 

Art. 35.– Créase el Fondo Forestal Provincial, de carácter acumulativo, que se constituirá a partir de la promulgación de la presente ley, afectado exclusivamente a costear gastos e inversiones que demande el cumplimiento de ésta y estará integrado con los siguientes recursos:

 

a) Las partidas asignadas en el presupuesto general de la provincia o en leyes especiales destinadas a este Fondo, y los saldos de las cuentas afectadas al mismo;

 

b) El producido de los derechos, adicionales, tasas, aforos, multas, comisos, indemnizaciones, derechos de inspección y fiscalización, permisos, peritajes y servicios técnicos en los bosques y tierras forestales, cuyos valores determinará la autoridad de aplicación.

 

c) El producido de los derechos de inspección y fiscalización de productos forestales de importación y la extensión de guías para su transporte;

 

d) Las rentas o intereses que devenguen los capitales del Fondo Forestal;

 

e) El monto de la ayuda federal determinada en la normativa nacional, y todo otro derecho adicional o tasa, relacionados con la actividad forestal, cuya percepción corresponda a la provincia;

 

f) Los derechos de inspección y fiscalización a viveros y semillerías forestales;

 

g) Lo recaudado por el establecimiento de una tasa de expedición de guía interna para los productos forestales que ingresen a la provincia;

 

h) Los aportes que provengan de convenios específicos suscriptos entre la provincia y entidades públicas o privadas, provinciales, nacionales o internacionales;

 

i) Toda otra asignación que se determine para integrar este Fondo.

 

Art. 36.– El manejo y administración del Fondo Forestal estará a cargo del Ministerio de Economía con afectación específica a los fines de esta ley. Los montos recaudados serán depositados en una cuenta especial en el Banco de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Los saldos remanentes al final de un ejercicio, integrarán el Fondo del ejercicio siguiente.

 

CAPÍTULO XI:

 

AUTORIDAD DE APLICACIÓN

 

Art. 37.– Créase la Dirección de Bosques, que será la autoridad de aplicación de la presente ley en todo el ámbito de la provincia y actuará en la esfera del Ministerio de Economía.

 

Art. 38.– Será misión de la Dirección de Bosques coordinar y ejecutar la política forestal que determine el Poder Ejecutivo provincial.

 

Art. 39.– El aprovechamiento de los bosques ubicados dentro del territorio provincial y toda actividad en los mismos, cualquiera sea su estado legal, se efectuará con necesaria intervención de la autoridad forestal y quedará sujeto al régimen que establece la presente ley.

 

Art. 40.– Cualquier tipo de estudio en los bosques y tierras forestales, deberá contar con la aprobación de la autoridad de aplicación.

 

Art. 41.– El personal técnico de la Dirección de Bosques no podrá realizar trabajos de asesoramiento y dirección técnica forestal en forma privada, en el ámbito provincial.

 

Art. 42.– Serán atribuciones y funciones de la Dirección de Bosques las siguientes:

 

a) Cumplir y hacer cumplir la presente ley y sus reglamentos;

 

b) Ejercer la administración de los bosques y tierras forestales fiscales;

 

c) Asesorar al Poder Ejecutivo en el establecimiento de las bases económicas para el desarrollo de la actividad forestal;

 

d) Administrar los bienes muebles e inmuebles que se le asignen;

 

e) Capacitar y actualizar al personal de su dependencia;

 

f) Entender en todo lo referente a medidas de fomento de la actividad forestal;

 

g) Coordinar la realización de estudios técnicos y de economía forestal con la finalidad de transformar silviculturalmente los bosques de la provincia, como así también su mejoramiento, ampliación y aprovechamiento racional;

 

h) Coordinar la realización de estudios de índole tecnológicos y económicos con la finalidad de optimizar la industrialización y comercialización de los productos y subproductos forestales;

 

i) Propiciar estudios relativos a la capacitación del trabajador forestal;

 

j) Difundir la educación forestal;

 

k) Promover la extensión forestal;

 

l) Intervenir en la fiscalización de las importaciones de orden forestal;

 

ll) ejercer el poder de policía forestal en todo el ámbito provincial;

 

m) Implementar los programas:

 

1) Inventario de bosques y tierras forestales;

 

2) Transformación silvícola;

 

3) Manejo y control del fuego;

 

4) Tipificación de productos forestales;

 

n) Implementar toda otra medida conducente a lograr los objetivos de la presente ley;

 

ñ) Autorizar usos no forestales considerados de interés público en bosques fiscales, previo estudio de factibilidad técnica e impacto ambiental.

 

Art. 43.– El director de Bosques deberá ser ingeniero forestal con título nacional, ingeniero agrónomo u otro título universitario en cuyas incumbencias se contemple la especialidad forestal, y será designado previo concurso público de oposición y antecedentes, según lo determine la reglamentación de la presente.

 

CAPÍTULO XII:

 

DE LA COMISIÓN PROVINCIAL DE BOSQUES

 

Art. 44.– Créase la Comisión Provincial de Bosques que tendrá por objeto:

 

a) Conciliar los intereses del sector productor con el proyecto de desarrollo forestal de la provincia;

 

b) Participar en la discusión y análisis de los proyectos mencionados en el inciso anterior;

 

c) Proponer a la Dirección de Bosques las medidas necesarias para superar los problemas del sector forestal, en función de un crecimiento ordenado.

 

CAPÍTULO XIII:

 

DE LAS CONTRAVENCIONES Y SANCIONES

 

Art. 45.– La autoridad de aplicación deberá exigir garantías para afrontar eventuales daños que el incumplimiento de los planes de manejo o de las normas de prevención de incendios forestales acarree. La reglamentación establecerá las modalidades de otorgamiento de garantías las que deben guardar en todos los casos relación con el bien a tutelar.

 

Art. 46.– Constituirán contravenciones forestales todas las infracciones a la presente ley y a toda normativa legal forestal que se dicte en su consecuencia, sin perjuicio de lo que disponen los códigos de fondo.

 

Art. 47.– Constituyen infracciones a la presente ley:

 

a) Arrancar, abatir o dañar seriamente árboles, en contravención a las normas legales vigentes;

 

b) Cualquier adulteración, falsa declaración, acto u omisión violatorios del cap. IV de la presente y relativos al contenido de la documentación forestal, pago de aforos, tasas y planes de actividades técnicas;

 

c) No exhibir los libros y la documentación forestal que establezcan los reglamentos, ante un requerimiento de la autoridad de aplicación;

 

d) Realizar cualquier actividad dentro de los bosques y tierras forestales sin la autorización de la autoridad de aplicación;

 

e) El aprovechamiento forestal sin el plan de manejo aprobado por la autoridad de aplicación, y el no cumplimiento total o parcial de lo dispuesto en él;

 

f) Impedir en cualquiera de sus aspectos la fiscalización de los planes de actividades y manejo;

 

g) El incumplimiento de las normas reglamentarias que sobre el transporte forestal dicte la autoridad de aplicación;

 

h) No permitir a la autoridad de aplicación el libre acceso a los lugares de trabajo, o no prestar colaboración a ésta para la realización de inspecciones;

 

i) No permitir a la autoridad de aplicación realizar los trabajos que considere necesarios en los bosques protectores, permanentes, experimentales y degradados de propiedad privada;

 

j) Encender fuego en el interior de los bosques y zonas adyacentes en infracción a los reglamentos respectivos;

 

k) No efectuar la correspondiente denuncia ante la autoridad de aplicación de la ocurrencia de un incendio forestal u otras acciones sobre el bosque que se sospechen dañinas o ilegales;

 

l) La omisión de cualquier obligación o la comisión de cualquier acto que esta ley, su reglamentación y toda otra norma legal que se dicte sobre la materia, impongan o prohíban respectivamente.

 

Art. 48.– Las contravenciones forestales serán pasibles de las siguientes sanciones conforme a los procedimientos que establezca la reglamentación:

 

a) Caducidad de la concesión;

 

b) Retención de los equipos utilizados para cometer la contravención y de los productos obtenidos;

 

c) Suspensión o eliminación de los registros;

 

d) Multas;

 

e) Recuperación de las superficies afectadas a cargo del infractor.

 

Art. 49.– Ante el conocimiento de hechos que pudieran constituir delitos, la autoridad de aplicación deberá formular la denuncia penal correspondiente ante el tribunal competente. Asimismo, deberá solicitar las medidas cautelares que estime imprescindibles a fin de resguardar los medios de prueba y el interés de la provincia.

 

CAPÍTULO XIV:

 

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

 

Art. 50.– Debe ser prioridad de la autoridad de aplicación la elaboración del inventario forestal que permita, junto a estudios técnicos la clasificación de los bosques de la provincia y el ordenamiento forestal regional de la misma.

 

Art. 51.– La autoridad de aplicación realizará el inventario forestal de la provincia dentro de los tres (3) años de promulgada la presente ley.

 

Art. 52.– No será necesaria la licitación pública a que se refiere el inc. c) del art. 9 de la presente para la adjudicación de la concesión a quienes, a la fecha de promulgación de la presente, acrediten una ocupación ininterrumpida mínima de quince (15) años del predio a conceder, hayan efectuado mejoras y demuestren capacidad técnica, operativa y económica necesarias para afrontar el aprovechamiento forestal.

 

Art. 53.– La autoridad de aplicación resolverá sobre las concesiones y permisos en trámite al momento de la promulgación de la presente ley.

 

Art. 54.– Los permisos y concesiones forestales en vigencia a la fecha de promulgación de la presente ley, mantendrán su vigencia hasta su adaptación a las nuevas reglamentaciones.

 

Art. 55.– A los efectos de iniciar el inmediato cumplimiento de lo dispuesto en esta ley, autorízase al Poder Ejecutivo a transferir al Fondo Forestal las sumas necesarias que tomará de rentas generales.

 

Art. 56.– El anexo I forma parte integrante de la presente ley.

 

Art. 57.– La presente ley será reglamentada dentro de los ciento ochenta (180) días desde su promulgación.

 

Art. 58.– Derógase toda otra norma que se oponga a la presente ley.

 

Art. 59.– Comuníquese al Poder Ejecutivo provincial.

 

Anexo I

 

GLOSARIO

 

Aprovechamiento forestal: Utilización del recurso bosque conforme a las normas de la planificación silvícola.

 

Áreas en regeneración: Fase de desarrollo del bosque que se diferencia por su estructura, donde dominan los individuos juveniles, y que será clasificada reglamentariamente.

 

Bosque: Ecosistema que consiste en una comunidad vegetal donde los árboles son los organismos dominantes.

 

Bosques degradados: Son todos aquéllos devastados por incendios u otros estragos y los aprovechados irracionalmente, de cuya existencia se verifiquen por lo menos testimonios o indicios evidentes.

 

Bosques de producción: Son aquéllos susceptibles de un Plan de Manejo y del que se puedan extraer periódicamente productos o subproductos forestales de valor económico.

 

Bosques especiales: Son aquéllos de propiedad privada, creados con el objeto de proteger u ornamentar predios agrícolas, ganaderos o mixtos.

 

Bosques experimentales: Son aquéllos que se designen para estudios forestales y las forestaciones o reforestaciones destinadas a los estudios sobre la introducción de especies exóticas.

 

Bosques permanentes: Son todos aquéllos que por su destino, constitución, y/o formación de suelo deben mantenerse, como ser:

 

a) Los que forman parques y reservas naturales nacionales, provinciales, municipales o comunales;

 

b) Los que estén destinados para parques, paseos públicos y arbolado de áreas urbanas;

 

c) Los que se declaren para la conservación de relictos.

 

Bosque natural: Son los ecosistemas que se caracterizan por la presencia de formaciones vegetales con predominio de árboles conformando el vuelo, con más el suelo que lo sustenta, en equilibrio entre sí y con los factores del medio normal, que se regenera espontáneamente.

 

Bosques protectores: Son aquéllos que por su cobertura, estructura, ubicación y características florísticas en conjunto o separado, sirvan para:

 

a) Proteger suelos susceptibles de erosión, cambios, riberas fluviales, orillas de lagos, lagunas, embalses y costas marítimas;

 

b) Proteger cuencas hidrográficas y el régimen de las aguas;

 

c) Asegurar condiciones de salubridad ambiental;

 

d) Defensa contra la acción de los elementos y factores climáticos;

 

e) Albergue y protección de especies de la flora y fauna cuya conservación se declare necesaria;

 

f) Cualquier otra que se determine en los reglamentos.

 

Elaboración forestal: Entiéndase por elaboración forestal las operaciones de apeo, trozado, descortezado y desramado de árboles.

 

Forestación: Implantación de árboles en áreas desprovistas originalmente de cobertura arbórea.

 

Industrialización forestal: Conjunto de operaciones necesarias para la transformación física y/o química de los productos forestales elaborados.

 

Leñatero: Toda persona física o jurídica que realice trabajos de extracción de material forestal para ser utilizado como combustible.

 

Manejo forestal: Planificación forestal en un área boscosa delimitada.

 

Ordenación forestal regional: Es la planificación forestal que se lleva a cabo a nivel regional.

 

Planificación forestal: Es el conjunto de actividades que comprende a la planificación silvícola, el aprovechamiento forestal, la industrialización forestal y la comercialización de productos provenientes de esta última o de la elaboración forestal.

 

Planificación silvícola: Entiéndase por planificación silvícola a la organización de las actividades silviculturales en el espacio y tiempo, de manera tal que se logren las metas fijadas con una alta probabilidad, respetándose la regularidad de las rentas, la persistencia del recurso, el máximo rendimiento de los bosques y la sustentabilidad ambiental de los mismos.

 

Plan de manejo: Es el instrumento básico de la planificación silvícola, es el que regula el aprovechamiento de los recursos forestales en un área determinada, logrando de ellos el máximo beneficio y asegurando al mismo tiempo su perpetuidad y mejoramiento, pudiendo también ponderarse factores paisajísticos.

 

Producto forestal: Son aquéllos que originados en razón del crecimiento leñoso de los árboles del bosque, se pueden extraer sin alterar la resiliencia del ecosistema, y tienen un valor comercial intrínseco que permite su aprovechamiento.

 

Productor forestal: Toda persona física o jurídica que represente a una empresa que realiza trabajos varios con productos forestales, llámese elaboración forestal, aprovechamiento forestal, forestación, reforestación o industrialización.

 

Reforestación: Implantación de árboles en bosques o tierras forestales donde existen o hubieran existido éstos.

 

Reserva forestal de producción: Bosque de producción, aún no sujeto a un plan de manejo, pero que la autoridad forestal estima que es posible que se extraigan de él periódicamente productos y subproductos provenientes de la elaboración forestal de valor económico.

 

Tierra forestal: Toda aquella área del territorio provincial que en función de su especial aptitud, condiciones naturales y no obstante sus usos alternativos, muestran características edáficas de suelo forestal, o bien puedan declararse de interés para su formación.

 

Uso irracional: Toda utilización no autorizada previamente por la autoridad de aplicación, que cambie el uso forestal de un bosque y que afecte la resiliencia del mismo, también aplicable al uso indebido, abandono de materia prima o aprovechamiento incompleto de productos forestales.

      Imprimir norma ambiental Imprimir