Vigente
Regulación de las áreas naturales provinciales - NormasAmbientales.com Mendoza

Legislatura Provincial

Ley 6045

Regulación de las áreas naturales provinciales


Publicada: 18/10/1993



El Senado y Cámara de Diputados de la provincia de Mendoza sancionan con fuerza de ley:

 

I. PARTE GENERAL

 

TÍTULO I:

 

OBJETO

 

Art. 1.– Esta ley tiene por objeto establecer las normas que regirán las áreas naturales provinciales y sus ambientes silvestres.

 

Capítulo I:

 

Finalidades

 

Art. 2.– Son finalidades de esta ley:

 

a) Conservar y promover lo más representativo y valioso del patrimonio natural de la provincia, en forma compatible con las necesidades de las fuentes productivas, la producción agraria, la explotación industrial y los requerimientos turísticos conforme con las pautas de desarrollo sustentable.

 

b) Instituir el funcionamiento organizado de un sistema de áreas naturales provinciales que, comprendiendo el conjunto de ambientes naturales con valores notables, de excepción y significación ecológica existentes en el territorio de la provincia de Mendoza, en beneficio de la población de las futuras generaciones, se declaren comprendidos por las disposiciones de la presente legislación.

 

c) Establecer los regímenes de conservación de dichos ambientes y sus recursos, para contribuir al desarrollo social, económico y espiritual de la vida humana con ellos relacionada.

 

d) Promover, facilitar y apoyar la investigación científica en cualquiera de sus formas en las Áreas Naturales Protegidas.

 

e) Promover la transferencia de los resultados de la tarea de investigación generalizables al uso de los demás recursos de la provincia y compatibilizar su uso.

 

f) Asegurar la diversidad genética.

 

Art. 3.– Las Áreas Naturales Protegidas y sus recursos, constituyen un patrimonio natural de fundamental valor cultural e importancia socio-económica, por lo que se declara de interés público su conservación.

 

Art. 4.– En virtud del interés público declarado en el artículo anterior, el Poder Ejecutivo y el órgano de aplicación de esta ley, velarán por la integridad, defensa y mantenimiento de las Áreas Naturales Protegidas y sus recursos. A tales efectos dispondrán, de conformidad a este cuerpo legal:

 

a) Medidas reguladoras de la conservación, administración y uso de los ambientes naturales y sus recursos;

 

b) El establecimiento dentro de las áreas afectadas de las prohibiciones a las que hace referencia esta ley;

 

c) La expropiación de los bienes que fueren necesarios, previa declaración legal de utilidad pública, conforme al régimen general sobre el particular;

 

d) Medidas de promoción, fomento y compensación;

 

e) La realización de obras y prestación de servicios públicos, de acuerdo a las normas que rijan la materia.

 

Capítulo II:

 

Objetivos generales

 

Art. 5.– Los objetivos generales que justifican las normas de la presente ley, son los siguientes:

 

a) Conservar ambientes silvestres, destacados por su pristinidad y representatividad biogeográfica;

 

b) Proteger y preservar las comunidades y especies de animales y plantas, especialmente las de mayor valía, y regular el goce de la vida silvestre, que no admite la presencia de un número elevado de personas, ni una influencia negativa para sus ambientes;

  

c) Conservar destacados paisajes, bellezas escénicas, rasgos fisiográficos y formaciones geológicas;

 

d) Conservar en el estado más natural posible, ambientes o muestras de sistemas ecológicos, para contribuir al mantenimiento de la diversidad biológica, asegurar la existencia de reservorios genéticos, y disponer de permanentes patrones de referencia, respecto de los ambientes modificados por el hombre;

 

e) Resguardar los sistemas ecológicos o especies que para su supervivencia requieren un manejo activo por el hombre y ciertas especies importantes, raras, amenazadas o comprometidas de plantas y animales que, sin medidas de rigurosa protección o preservación, podrán desaparecer;

 

f) Contribuir a la racional conservación de los ecosistemas naturales;

 

g) Conservar determinados ambientes naturales sometidos a diversos grados de transformación por el hombre, áreas con valores culturales y naturales asociados, o ciertas estructuras artificiales, por su interés agrario, científico turístico, antropológico o histórico;

 

h) Preservar en su estado actual, paisajes de excepcional belleza o valor creados por el hombre, considerando en particular la creciente desaparición de los modos de vida que los originaron;

 

i) Proporcionar oportunidades para fomentar en las personas el conocimiento de los valores citados y también para que accedan al goce de paisajes naturales, vegetación, vida animal y recreo al aire libre, por medios y en lugares adecuados;

 

j) Proteger las cuencas hidrográficas, a fin de asegurar la cantidad, calidad y flujo de aguas necesarias para el mantenimiento de las condiciones ecológicas de las Áreas Naturales Protegidas;

 

k) Establecer y promover Áreas Naturales Protegidas cerca de los centros urbanos, para solaz y disfrute de la población en convivencia con la naturaleza;

 

l) Promover la transferencia de los resultados de las tareas de investigación generalizables al uso de los demás recursos de la provincia y compatibilizar su uso;

 

ll) Promover la participación de los integrantes de la comunidad en forma directa a través de los órganos que la representen;

 

m) Promover, facilitar y realizar acciones relacionadas con la educación ambiental y su difusión;

 

n) Los que fije al respecto la Red Nacional de Cooperación Técnica en Áreas Naturales Protegidas;

 

ñ) Promover, facilitar y apoyar las investigaciones científicas en cualquiera de sus formas en las Áreas Naturales Protegidas.

 

Art. 6.– Para la interpretación y aplicación de lo establecido en esta ley, entiéndase por:

 

a) Conservación: La sabia administración y uso de los ambientes silvestres recursos naturales y fuentes productivas, sobre bases científicas y técnicas dirigidas a lograr su estabilidad, permanencia, productividad y rendimiento sostenido, a través de su estricta protección, manejo preservacionista y diversas modalidades de aprovechamiento;

 

b) Protección: El amparo de cualquier unidad natural frente a modificaciones antropogéneas, dejándola librada a su evolución natural e interviniendo en ésta sólo en el caso que fuere necesario para evitar la destrucción o alteración irreversible de aquéllas consideradas irremplazables;

 

c) Preservación: El mantenimiento del estado actual de cualquier unidad natural, perpetuando la etapa en que se encuentra, a través de un manejo por el hombre que adopte las medidas pertinentes para ese propósito:

 

d) Uso extractivo: La acción de cosechar o extraer racionalmente el producto natural de determinados ambientes, cuyas especiales condiciones y características, permiten su explotación;

 

e) Uso controlado: El regulado y ordenado aprovechamiento de ambientes y recursos naturales sustentando en bases científicas y determinantes de la magnitud de su utilización, sea ésta de tipo extractiva o no extractiva;

 

f) Uso restringido: Reducir al mínimo la utilización extractiva o no extractiva de los ambientes y recursos silvestres, circunscribiendo la acción humana a aquellas actividades que mejor se ajusten y correspondan a las características, aptitudes y necesidades del medio natural.

 

Capítulo III:

 

Criterios de conservación

 

SECCIÓN I:

 

DE ADMINISTRACIÓN Y MANEJO DE AMBIENTES

 

Art. 7.– La conservación de áreas naturales involucra a todo el conjunto de sus ambientes y recursos, particularmente flora y fauna silvestres rasgos fisiográficos, bellezas escénicas -y en su caso los reservorios culturales, históricos y arqueológicos- propendiendo a perpetuarlos sin detrimento y estableciendo un uso que respete su integridad.

 

Art. 8.– Las medias de conservación de cualquier recurso natural de un ambiente silvestre, deberán considerar la complejidad e integridad del sistema ecológico del que forma parte, es decir, todos aquellos elementos naturales con él vinculados o asociados.

 

Art. 9.– La conservación de la naturaleza no sólo debe incluir a las áreas naturales, sino que debe extenderse más allá de ellas, principalmente en tierras marginales, para procurar que los recursos de la vida silvestre puedan llegar a ser la base de un mejoramiento en el nivel de vida de sus habitantes.

 

Art. 10.– Para la gestión de manejo de las áreas naturales, se tendrá en cuenta que:

 

a) El manejo de las áreas implica tanto la manipulación activa de las comunidades de plantas y animales, como la protección frente a modificaciones o influencias externas;

 

b) El manejo y la evaluación de los resultados, debe basarse en una investigación científica, principalmente ecológica, continua y actualizada;

 

c) Tanto la investigación como el manejo en sí, deben estar a cargo de personal idóneo;

 

d) La investigación, la planificación y la ejecución del manejo deben tomar en cuenta y reglamentar los usos humanos para lo que se destina cada área natural;

 

e) El manejo racional de las comunidades bióticas dependerán de la más cabal comprensión de la estructura ecológica y las funciones de tales comunidades.

 

Art. 11.– Las investigaciones y estudios referidos a los ambientes, áreas naturales y sus recursos deberán tomar en cuenta y guiarse por:

 

a) Un enfoque regional comprensivo de las áreas naturales;

 

b) Un enfoque ecológico comprensivo de los sistemas naturales;

 

c) Una orientación destinada a obtener resultados para definir el manejo y la administración de las áreas naturales;

 

d) Una orientación destinada a conseguir conclusiones aplicables, por extrapoblación, a zonas de producción.

 

SECCIÓN II:

 

DE PLANIFICACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE AMBIENTES

 

Art. 12.– La compatibilización de los usos y actividades humanas con la conservación de las Áreas Naturales Protegidas, exige un planeamiento integral del funcionamiento de cada área natural organizada como tal. En lo posible contendrá un enfoque regional referido a la región biogeográfica.

 

Art. 13.– El planeamiento específico del funcionamiento de un Área Natural Protegida, se concretará en un "plan de manejo"o "plan maestro", propio de cada una de ellas. Dicho plan aspirará al establecimiento de políticas las que fijarán la clase y grado de desarrollo y la gestión del área, la organización de su territorio en base al sistema de "zonificación", las actividades de la administración oficial y los usuarios particulares, las permisiones y prohibiciones.

 

Art. 14.– La zonificación de las áreas naturales de mayores extensiones e importancia de sus ambientes y recursos naturales, principalmente de las áreas de conservación paisajística y natural, tendrá que prever la existencia de enclaves o zonas de protección estricta y manejo preservacionista y deberá tenderse a que las zonas de mayor resguardo se encuentren rodeadas de sectores que gradúen y amortigüen la presión de una creciente y desmedida demanda de territorios, usos extractivos y explotación económica.

 

Art. 15.– Como suplemento indispensable de las anteriores disposiciones e integrando el planeamiento específico de un ambiente, podrá establecer una organización interna para cada área natural constituida como tal, comprensiva de los aspectos de su conducción y de sus servicios técnicos, científicos de vigilancia, control y seguridad la que será fijada por el órgano de aplicación de esta ley para cada área en particular, con arreglo a sus condiciones y necesidades ambientales.

 

Art. 16.– En caso de implementarse dentro de la provincia, Áreas Naturales Protegidas de jurisdicción nacional, se declarará de interés público provincial la defensa y preservación de éstas, sin perjuicio de los fines y objetivos fijados por la autoridad nacional competente. La autoridad de aplicación de la presente norma propondrá integrarse al manejo y gestión de las áreas de jurisdicción nacional compatibilizando los objetivos que fije en la materia el Gobierno nacional con los del Gobierno provincial.

 

Art. 17.– En las áreas naturales constituidas de conformidad a esta ley, serán permitidas y promovidas las siguientes actividades: Compatibles con la conservación de sus ambientes:

 

a) De investigación: Las que conducen al conocimiento de sistemas naturales y de aspectos culturales en su caso para aplicarlos al manejo y uso de los valores naturales e históricos de la región;

 

b) De educación y cultura las orientaciones para enseñar lo relativo al manejo, utilización y aprovechamiento de los elementos y características existentes en los ambientes naturales y las dirigidas a promover el conocimiento de las riquezas naturales e históricas y valores propios de una región o territorio y la necesidad de conservarlos;

 

c) De recreación y turismo las de esparcimiento permitidas en forma compatible con la supervivencia de sus ambientes y recursos;

 

d) De recuperación: Las que se realicen para la restauración total o parcial de un sistema, que asegure la perpetuación de éste en las mejores condiciones, así como las de estudio e investigación que tengan la misma finalidad;

 

e) De control, vigilancia y seguridad: Las orientadas a lograr una indispensable custodia de las áreas naturales sus ambientes recursos silvestres, bienes materiales y personas.

 

Art. 18.– Las prohibiciones generales propias de los ambientes naturales y comunes a las diferentes categorías de áreas naturales, son las siguientes:

 

a) Toda explotación que viole o se contraponga a las características y condiciones propias de los sistemas naturales;

 

b) La introducción de especies vegetales o animales, no autorizados por su condición, tipo y cantidad;

 

c) La introducción de sustancias tóxicas o contaminantes, que puedan perturbar los sistemas naturales o causar daños en ellos;

 

d) Cualquier otro acto susceptible de producir un daño o alteración innecesaria de los ambientes naturales o se contraponga a las disposiciones de la presente ley.

 

Art. 19.– Las prohibiciones básicas de cada ambiente o área natural se contemplan en las diferentes categorías de áreas naturales previstas en esta ley. Las particularidades de las áreas que se constituyan serán establecidas para cada una de ellas por el Poder Ejecutivo provincial, a propuesta del órgano de aplicación de esta ley.

 

II. PARTE ESPECIAL

 

TÍTULO I:

 

DE LAS CATEGORÍAS DE ÁREAS NATURALES

 

Capítulo I:

 

Clasificación y constitución de las Áreas Naturales

 

Art. 20.– Los ambientes naturales se clasifican en las siguientes categorías de manejo, establecidas por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, la cual está basada en la clasificación realizada por la Uicn (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza):

 

Cat. 1: Reserva Científica o Reserva Natural Estricta.

 

Cat. 2: Parque Nacional o Provincial.

 

Cat. 3: Monumento Natural.

 

Cat. 4: Reserva Natural Manejada o Santuario de Flora y Fauna.

 

Cat. 5: Reserva de Paisaje Protegido.

 

Cat. 6: Reserva de Recursos.

 

Cat. 7: Reserva Natural-Cultural.

 

Cat. 8: Reserva de Uso Múltiple.

 

Cat. 9: Reserva de Biósfera.

 

Cat. 10: Sitio de Patrimonio Mundial (Natural).

 

Cat. 11: Vías Panorámicas.

 

Cat. 12: Reservas Hídricas Naturales.

 

Cat. 13: Reservas Recreativas Naturales.

 

Art. 21.– A los fines de la administración y gestión de estas áreas, podrán distinguirse hasta tres tipos de zonas:

 

a) Zona intangible que será categorizada como Reserva Natural Estricta.

 

b) Zona restringida.

 

c) Zona de uso controlado.

 

Art. 22.– Se entenderán por zonas intangibles a aquellas no afectadas por la actividad del hombre, que contienen ecosistemas y especies de flora y fauna de valor científico, actual o potencial y en las cuales los procesos ecológicos han podido seguir su curso espontáneo o con un mínimo de interferencias. En la determinación de estas áreas el valor científico es prioritario respecto de las bellezas escénicas.

 

Art. 23.– Se entenderán por zonas restringidas a aquéllas en las que su estado natural solamente podrá ser alterado el mínimo necesario para asegurar el control y la protección de la influencia externa de las zonas intangibles con las que lindan. Su estado natural, sólo podrá ser alterado ocasionando el mínimo impacto sobre el medio ambiente para la atención de aquellas actividades económicas no extractivas previstas en el Plan de Manejo.

      Imprimir norma ambiental Imprimir       Descargar PDF